Test Online

Conducir con los auriculares puestos: un riesgo innecesario que conlleva multa

Existen ciertos mitos respecto a las acciones que podemos realizar o no mientras conducimos, pero la mayoría de conductores continúan teniendo dudas y no saben exactamente qué actos están permitidos al volante. En el siguiente artículo vamos a aclarar algunas dudas que han surgido a lo largo de este tiempo a nuestros alumnos, y que esperamos que también puedan servir de ayuda a nuestros lectores.

No todos los actos al volante son sancionables

De todos es conocido que el uso del teléfono móvil o smartphone al volante es un acto sancionable por la Dirección General de Tráfico, ya que una distracción del conductor puede tener graves consecuencias para el resto de conductores y viandantes. Pero existen otras actitudes que son interpretables por el agente de tráfico, que sancionará o no dependiendo del riesgo que éstas puedan tener, quedando la decisión final en manos de la autoridad competente.
Cabe recordar que no está prohibido expresamente fumar o llevar determinadas prendas de vestir mientras se conduce, pero si un agente considera que dicho acto ha producido una distracción o la prenda determinada nos reducen la libertad de movimientos corremos el serio riesgo de que nos sancione.

Sanciones por el uso de auriculares

Uno de los actos que está sujeto a multa y reducción de puntos del carnet de conducir es la conducción mientras usamos auriculares. El reglamento es bastante claro con respecto a esta prohibición. Queda terminantemente prohibido el uso de auriculares o cascos que estén conectados a un aparato, o a un reproductor de sonido. La sanción por cometer esta infracción es de una multa económica de 200 euros y la reducción de 3 puntos del carnet.

Mantén la concentración en la carretera para evitar accidentes

En Autoescuela Ayala, pese a que ciertos actos no sean sancionables, recomendamos que a la hora de conducir centremos toda nuestra atención en la carretera. Son numerosos los casos en los que una pequeña distracción (coger las gafas de la guantera, atender un mensaje de Whatsapp…) ha tenido consecuencias devastadoras. No se trata de una cuestión de multa económica o de que nos quiten un determinado número de puntos del carnet. Se trata de nuestra propia vida la que está en juego.