Test Online
Notas Exámen

Consejos sobre cómo conducir un coche automático

Aprende a conducir un coche automático con estas recomendaciones

Con el transcurso del tiempo, los coches manuales se han convertido en la principal opción a la hora de elegir un medio de transporte. Sin embargo, el desarrollo de la tecnología y del sector automovilístico, han traído al mercado otras variantes: coches automáticos, semiautomáticos, eléctricos, híbridos… En el día de hoy hablaremos sobre los primeros, y os daremos algunos consejos que os serán de ayuda a la hora de conducir un coche automático.

¿Qué es un coche automático?

Se trata de coches, aparentemente iguales a los tradicionales, pero que presentan un mecanismo más sencillo que hace más accesible y cómoda la conducción, al cambiar la marcha de manera automática en función de la velocidad.  Presentan sólo dos pedales, freno a la izquierda y acelerador la derecha, y sí, estarás pensando en el embrague, pero este tipo de vehículos no lo necesitan, ya que el cambio de marcha lo lleva a cabo el propio vehículo sin necesidad de accionar manualmente la palanca de cambios.

Por tanto, el potencial de estos automóviles reside en la comodidad para el conductor, que no tiene que preocuparse por el cambio de marchas. Además, este mecanismo es cada vez más común, ya que no está presente sólo en los coches automáticos, sino que también es el sistema de marchas más frecuente en eléctricos e híbridos, por lo que tiene un futuro prometedor.

Aun así, los coches automáticos también presentan inconvenientes, 2 principalmente: por un lado su alto precio, pues al tratarse de un sistema más sofisticado, en desarrollo y mejora, cuenta con un alto precio de fabricación respecto al de una caja de cambios tradicional; en cuanto al  segundo problema, podemos observar como muchos conductores prefieren la conducción manual, sentir el cambio de la marcha y poder controlar el coche mediante el embrague.

Consejos para conducir un coche automático:

  • Un solo pie: al no haber embrague, solo utilizaremos el pie derecho, tanto para frenar como acelerar. Al principio puede ser complicado, pues estamos acostumbrados a emplear ambos pies, pero si conseguimos corregir este fallo el principio, tendremos un mejor dominio del vehículo a largo plazo.
  • Postura: al cambiar esto, cambiará también nuestra postura, y por tanto debemos corregir cualquier error de posicionamiento. Nuestra recomendación se basa en situarse a una altura cómoda, en la que se alcancen ambos pedales de manera holgada, dejando el pie izquierdo en el reposapiés lateral.
  • Palanca de cambios: por lo general, los coches automáticos cuentan con 4 posiciones en su palanca de cambios, en la que seleccionaremos la necesaria para cada situación; P (parking), N (punto muerto), D (avanzar) y R (marcha atrás). Otros modelos pueden contar con S (sport) para una conducción más deportiva, o W para situaciones de baja adherencia de nuestros neumáticos.
  • Posiciones: si nuestro coche automático necesita ser remolcado, deberemos apagar el motor y seleccionar la posición N, así como si vamos a lavarlo en un túnel de auto lavado. Además, el cambio de P a D, así como de D a R, se debe dar en parado.
  • Eficiencia: estos coches automáticos, priorizan la eficiencia en la conducción, por lo que alargan las marchas. Nuestra recomendación es que mantengas una conducción moderada, y te adaptes en cierta medida al cambio de marchas del modelo en cuestión.

 

Sin duda, los coches automáticos son cada vez más comunes a nivel mundial, cada vez priorizamos más la comodidad y preferimos pagar un mayor precio para asegurar facilidad y eficiencia. Por este motivo, creemos que os sería útil estar al tanto de los detalles que estos presentan. Esperamos que os haya sido de ayuda, y que penséis en estos consejos a la hora de conducir un coche automático.