Test Online

Los graves efectos del alcohol y las drogas en la conducción

Al volante nada de alcohol

De todos es conocido que el consumo de alcohol y drogas puede tener efectos irreversibles en la conducción, ya que alteran nuestro sistema nervioso y perdemos la concentración y reflejos necesarios para estar al 100% en la carretera. No descubrimos nada nuevo con esto, pero desgraciadamente cada vez son más altas las cifras de siniestralidad que afectan a las carreteras españolas.

El impactante dato ofrecido recientemente por la Agrupación de Tráfico de la Guardia Civil (más de 100.000 conductores dieron positivo en controles de alcohol y drogas el pasado año) nos debería servir para reflexionar y concienciarnos acerca de la peligrosidad  que suponen los estupefacientes a la hora de coger el coche.

¿Sabíais que beber alcohol antes de conducir multiplica por diez el riesgo de sufrir un accidente? ¿Y que fumarse un porro lo multiplica por siete? Muchos conductores lo saben pero existe la idea generalizada de que nunca les ocurrirá a ellos.

Legislación sobre alcohol y drogas al volante

En este apartado vamos a recordar a todos nuestros lectores la legislación existente en torno al consumo de alcohol y drogas al volante. En nuestro país está prohibido conducir con una tasa de alcoholemia superior a los 0,5 gr/l de alcohol en sangre, una cantidad que se reduce al 0,3 gr/l en el caso de los conductores noveles y profesionales.

Si superamos dicha tasa en un control de alcoholemia nos sancionarán con 500 euros de multa y la supresión de 4 puntos en el carnet de conducir. Si la cifra supera con creces el máximo permitido las multas pueden aumentar hasta la cifra de 1000 euros y la supresión de 6 puntos del carnet de conducir.

En el caso de la legislación sobre drogas la exigencia es máxima, prohibiendo a los conductores coger el coche en presencia de drogas ilegales en el organismo. La infracción por consumo de drogas está castigada con una multa económica de 1000 euros y la retirada de 6 puntos del carnet de conducir.

Pero la conducción bajo los efectos del alcohol y las drogas puede ser considerada como delito según el Código Penal, conllevando pena de prisión de 3 a 6 meses o multa de 30 a 90 días realizando trabajos en post de la comunidad, privando del derecho a conducir al infractor durante un periodo que comprende de 1 a 4 años.

Efectos negativos del alcohol y las drogas en la conducción

La combinación de alcohol y volante puede resultar letal, puesto que se reduce la capacidad y las aptitudes para conducir. La capacidad de reacción es más lenta, se reduce la concentración, aumenta la somnolencia, tenemos más fatiga muscular y tenemos problemas en la coordinación. Efectos más que suficientes para tener un accidente.

En función de la sustancia que se consuma (cannabis, marihuana, cocaína, éxtasis, anfetaminas…) se puede sufrir una alteración de los colores, distorsión en la percepción, mayor agresividad, relajación o falta de concentración. Todo un coktail que puede tener consecuencias mortales para el conductor y los ocupantes de un vehículo.

Concienciación Ayala

Desde Autoescuela Ayala queremos hacer un llamamiento a todos los conductores que nos estén leyendo para que tomen consciencia de la gravedad de consumir estupefacientes al volante. Son muchos los desafortunados casos que vemos en los medios de comunicación en los que se producen accidentes mortales por esta causa.

Es por ello que nuestro equipo de profesores realiza día a día una labor divulgativa en nuestra autoescuela con el fin de instruir a los conductores del futuro. Trabajemos entre todos para eliminar esa lacra y reducir al mínimo el número de accidentes por el maldito alcohol y las malditas drogas.