Test Online
 
La Dirección General de Tráfico apuesta por radares móviles antes que fijos

La DGT se gastará un millón de euros en 16 nuevos radares

La Dirección General de Tráfico apuesta por radares móviles antes que fijos

Más radares para cazar a los conductores: la DGT se gastará más de un millón de euros en 16 nuevas máquinas de poner multas.

La Dirección General de Tráfico (DGT) ha abierto un concurso, valorado en 1,1 millones de euros, para hacerse con 16 nuevos radares capaces de controlar la velocidad de los coches tanto desde una instalación fija como desde un vehículo parado, por lo que podrán usarse como radares móviles, según los pliegos de licitación a los que ha tenido acceso Europa Press.

La directora de Tráfico, María Seguí, ya anunció a principios de mes en el Congreso que “los radares fijos y su tiempo” están “pasados” y “la evolución es hacia radares móviles” que permiten cubrir “las carreteras secundarias que son muchísimas más en extensión y en siniestralidad”.

Según el pliego de condiciones técnicas, cada radar, de tipo láser barrera, costará 72.016 euros -incluyendo el IVA-. Este precio incluye tanto el radar en sí, como las cámaras digitales que se usan para hacer la foto del infractor y el ordenador para tramitar la denuncia.

Los radares podrán operar de forma automática o manual y realizarán dos fotos por cada infracción: una de la matrícula y otra panorámica del lugar de infracción. Además, podrán detectar infracciones tanto en uno como en dos carriles, con una precisión del uno por ciento.

Actualmente hay alrededor de 850 radares fijos en las carreteras, de los cuales unos 550 corresponden a la DGT, mientras que en Cataluña y País Vasco, que tienen transferida la competencia de la gestión de tráfico, hay en marcha unos 240 y otros 60, respectivamente. Mientras, la Agrupación de Tráfico de la Guardia Civil cuenta con alrededor de 250 radares móviles.

El pasado verano Libertad Digital estudió los ubicados en autopistas y autovías y desveló que el 65% de ellos está ubicados en tramos descendentes de las carreteras, y la inmensa mayoría lejos de los puntos negros en los que se registran más accidentes.

Por otro lado, DGT ha sacado a concurso otro servicio, valorado en 2,7 millones de euros, para el mantenimiento y soporte del sistema informático por el que se tramitan las multas de tráfico, con el objetivo de “optimizar los tiempos de resolución, incrementar la información asociada a los expedientes o ampliar y mejorar los canales de comunicación de los interesados”.

Al margen del capítulo de la velocidad, Tráfico ha abierto otro concurso para contratar un servicio de análisis cuantitativo de drogas en muestras de fluido oral a conductores, valorado en 1,4 millones de euros.

Tráfico llevará a cabo una nueva campaña de vigilancia y control de vehículos en las carreteras convencionales entre este lunes y el 27 de octubre. La campaña forma parte del calendario anual de acciones que la DGT realiza sobre seguridad vial.