Test Online
 
trucos-alcoholemia

Trucos para evitar el positivo en un control de alcoholemia

trucos-alcoholemia

Todos hemos oído hablar alguna vez de los distintos trucos que podemos practicar para evitar dar positivo en un control de alcoholemia. Hacer tiempo, masticar chicle, hacer ejercicio… son sólo algunos de ellos. ¿Son efectivos estos trucos? Desde Autoescuela Ayala te damos la respuesta.

Un reciente estudio realizado por la aseguradora Línea Directa revela que alrededor de 2,6 millones de conductores ha hecho uso de los llamados “remedios caseros” para evitar dar positivo en un control de alcoholemia.

Esta cifra es cuanto menos alarmante, más si tenemos en cuenta que según el Instituto Nacional de Toxicología, el 35% de los conductores que fallecieron el año pasado al volante en un accidente de tráfico conducían bajo los efectos del alcohol.

Además, 2 de cada 3 conductores no saben cuál es el límite legal permitido de alcoholemia (0,25 mg/l de aire espirado) y el 94% no sabe el límite del delito penal (0,6 mg/l).

El estudio señala que todos y cada uno de estos “trucos” son falsos, por lo que esta creencia generalizada supone un riesgo en las carreteras españolas. Algunos de los inútiles “remedios caseros” son estos:

1. Hacer tiempo.

Mucha gente piensa que podemos beber unas copas cuando salimos de fiesta, siempre y cuando esperemos 2 o 3 horas a que el efecto de la embriaguez se pase. Lo que la mayoría no sabe es que, para que se pase el efecto, son necesarias entre 6 y 9 horas.

2. Beber agua.

Es cierto que el agua podría ayudarnos puesto que el sistema renal y la orina hacen que “limpiemos” nuestro cuerpo de alcohol. El problema es que, para que esto suceda y bajemos la tasa de alcohol hasta los límites permitidos, deberíamos beber una gran cantidad de agua y no basta con 3 o 4 botellines en la discoteca antes de coger el coche.

3. Masticar chicle.

Es una de las creencias más estúpidas. Mascar chicle puede ayudarnos a limpiar nuestro olor a alcohol de la boca, pero cuando soplamos, el alcoholímetro toma las muestras de los torrentes sanguíneos de nuestros pulmones por lo que un chicle no nos sirve para nada.

4. Hacer ejercicio.

Practicar ejercicio nos hace sudar, y el sudor es una forma de eliminar toxinas de nuestro cuerpo. El problema es que no bastaría con unas cuantas flexiones o carreras, sino con horas y horas de ejercicios. Hacer un poco de ejercicio sólo nos cansaría más y podría empeorar aún más nuestra reacción al volante.

Como vemos, todos estos “remedios caseros” contra el alcohol son sólo leyendas urbanas que poco tienen que ver con la realidad. Desde Autoescuela Ayala lo tenemos claro, lo mejor cuando vais a conducir es no consumir ni una gota de alcohol.

“Si bebes, no conduzcas”

 

Share on Facebook0Share on Google+0Tweet about this on Twitter